POSTUREO

He querido titular este artículo con una expresión, que usan mucho los jovencitos, entre ellos mis hijos, cuando se refieren a alguien que actúa para quedar bien con los demás; pero no porque lo sienta en lo más profundo.

La RAE, con más brillo, define postureo como: “Actitud artificiosa e impostada que se adopta por conveniencia o presunción”

La palabra viene al caso de la actitud que muchas empresas y personas tomamos sobre los residuos de plástico.

No entraré a explicar aquí que, con este grado de consumo de recursos y de generación de desperdicios, hacemos insostenible la vida en este planeta, el único donde los humanos podemos vivir. Eso ya lo tenemos claro todos, excepto algún presidente de USA, de cuyo nombre no quiero acordarme.

En la distribución, casi todas las empresas se han lanzado a sustituir las bolsas de camiseta, que nos dan en las cajas, por bolsas desde de menor contenido en plástico, hasta llegar a las de papel. Hay una especie de carrera a ver quién lo anuncia primero, aunque sea en una fecha lejana, como si fuera aquello que un directivo solía decir: “yo ya lo he dicho y cuando haya que hacerlo yo ya no estaré aquí”. La carrera sigue con a ver quién las sustituye primero y lo anuncia a bombo y platillo, arrogándose el título de ser los más ecologistas.

Cuando decía postureo es porque esas mismas empresas, y sólo por poner un ejemplo, cuando vas a comprar la fruta y la verdura, llegan al absurdo de poner cada pieza en una bolsita, de ponerte todas las diferentes frutas y verduras dentro de otra bolsa para agruparlas y pesarlas. Por un lado, anuncian que quitan las bolsas de las cajas, por cierto, antes nos las hicieron pagar, como efecto disuasorio y recaudatorio, y sin embargo todos los productos que compramos van con sobre-embalajes. El sumun de lo absurdo, lo vi el otro día con un churro, sobre una bandeja de poliespán y envuelto con plástico.

Cualquiera de nosotros puede comprobar fácilmente, cuando llega a casa, de lo que hablo; antes de meter la compra en el frigorífico o en la despensa, tiene que bajar varias bolsas de embalajes que no sirven para nada, ocupan mucho espacio, cuestan muchos céntimos y contaminan mucho.

Podríamos seguir, y también sólo como ejemplo, con los fabricantes que todos los productos de limpieza del hogar, ropa, etc. usan plástico como envase, apenas han desarrollado los concentrados o ultra concentrados en pastillas.

Llegados al tope del postureo, bebemos agua embotellada en plástico, extraída de un manantial que está a cientos de kilómetros y que ha sido transportada con grandes camiones con emisiones, que son del todo menos buenas, y eso, por aquello de la concienciación en la ecología, lo hacemos todos.

Hace años oí a unos de mis maestros en logística, que: “los mejores ecologistas somos los logísticos”. Esto quiere decir que, si nos preocupamos de quitar embalajes innecesarios, no transportar aire, y reutilizar todos los recursos y cuando no se puede, y lo hacemos en TODO Y SIEMPRE, sí ayudaremos en la parte que nos toca, a cada uno, y no haremos el postureo de la última tendencia.

José Ramón Illán 

Recent Posts

a un Comentario