Oportunidades en la Globalización: los mercados regionales en Europa y LATAM

En una entrada reciente del blog, hablábamos de las tendencias en la globalización, y cómo estaban afectando al intercambio de bienes y servicios. Como recordatorio, el análisis de los diferentes sectores de actividad está confirmando tres grandes efectos:

  1. la regionalización de los mercados
  2. el fuerte incremento del intercambio de los servicios
  3. el incremento muy importante de la “economía del conocimiento”

Estas evoluciones están suponiendo que las decisiones basadas en el factor coste de la mano de obra como primer elemento de decisión, sean ahora minoritarias a la hora de la verdad.
El tema que queremos destacar en esta entrada es el de la oportunidad de los mercados regionales para los bienes de consumo, y nuestro interés se centra en nuestros mercados naturales: Europa y LATAM.

Aunque en los dos mercados se cumple la misma tendencia, y las ventas de los líderes regionales sobrepasan a las de los líderes globales, hay diferencias importantes entre los dos mercados que vamos a identificar.

En Europa, y en España en particular, las oportunidades se centran en varios aspectos:

a) la optimización de los modelos de ingresos: modelos de precios (el famoso “pricing”), modelos promocionales y gestión del surtido;
b) la utilización de analítica y modelización;
c) la implantación de programas de partenariado; d) el desarrollo e implantación de prácticas de transformación digital y omnicanalidad. Todo un universo de oportunidades.

En LATAM los mercados están en otra fase de desarrollo, con unas prioridades algo diferentes:

a) al igual que en Europa, la optimización de los modelos de ingresos: modelos de precios (el famoso “pricing”), modelos promocionales y gestión del surtido;
b) la utilización de analítica y modelización para concentrar los esfuerzos en los canales / sectores con más potencial de crecimiento y mayor rentabilidad;
c) el rediseño de los canales de distribución y las redes logísticas, que en muchos casos están reduciendo el número de intermediarios como ya pasó en Europa, y mejorando la rentabilidad y la agilidad de las cadenas.

Como conclusión, el cambio de tendencias globales está generando una gran cantidad de oportunidades de mejora, y se pueden utilizar algunas de las lecciones aprendidas entre nuestros dos mercados naturales: Europa y España en particular, y LATAM. Los expertos de la cadena de valor están de enhorabuena.

Luis Herrero

Recommended Posts

a un Comentario