La productividad en la Logística

En muchas ocasiones hablamos de productividad en los almacenes y lo que nos viene a la cabeza es que los trabajadores corran más y, por consiguiente, muevan más kilos.

Lo que está claro es qué en un almacén no automatizado, tenemos recorridos (que no añaden valor y no producen) y mover cajas en esos recorridos (que es producir). Cuantos menos recorridos hacemos, movemos más cajas y aumentamos la productividad, aumentando los kilos que mueve cada trabajador.

Por eso es tan importante mover el máximo volumen posible en formatos de palé, ½ palé o ¼ de palé. En estos casos aumentamos exponencialmente la productividad bajando además el número de kilos que mueven las espaldas de los trabajadores. Es una manera económica de “automatizar” un almacén ya que podemos mover mucho volumen con mucha productividad y con esfuerzo físico muy bajo del trabajador.

Por otro lado, si estos formatos llegan al punto de venta y se reponen de esta manera, también aumentamos la productividad bajando el esfuerzo. Esto también forma parte de la logística del punto de venta.

Para conseguir estos formatos productivos es necesaria la involucración de toda la compañía ya que la parte comercial debe negociar estos formatos en ocasiones especiales, la amplitud del surtido puede ser un enemigo de estos formatos (pocas referencias de un mismo artículo pueden generar estos formatos productivos y muchas referencias de un artículo generan mucha dispersión imposibilitando estos formatos), la manera de moverlos en toda la cadena logística, de reponerlo en los lineales, etc.

Lo que está claro es que hay diferentes formas de aumentar la productividad en los almacenes y una de la más efectiva si podemos ejecutarla es la de mover formatos productivos en palé, ½ palé o ¼ de palé. Evitando muchos kilos de esfuerzo a los trabajadores.

José Luis Blanes

Recommended Posts

a un Comentario