La logística del ecommerce mira a Oriente

Es un lugar común que las evoluciones, modas y tendencias de los modos de consumo están cambiando deprisa, en algunos casos muy rápido. Y es cierto además que estos cambios de hábitos del consumidor representan cambios profundos en la forma en la que las cadenas de valor, y específicamente las cadenas de suministro, están configuradas. Uno de los cambios más transformadores que están ocurriendo es, sin duda, el consumo directo final de los particulares contratando a través de medios digitales, y su entrega directa, que conocemos como ecommerce.

La evolución de las cifras es impresionante. Y más impresionante aún es comprobar como en poco tiempo hay un giro de polo de influencia y liderazgo en estas prácticas. Ya no es Occidente, ni Europa ni siquiera EEUU quien marca el ritmo de cambio, sino que las cifras impactantes vienen de Oriente, y los cambios estructurales también.

Y estos cambios afectan no sólo al comercio electrónico sino a los hábitos sociales como puede ser la entrega de comida a domicilio. Estarás pensando que esos nuevos modos de consumo ya están muy presentes en Occidente, pero no en los volúmenes masivos ni en la evolución que se practica en Oriente y en particular en China. Por ejemplo, las compañías de entrega de comida a domicilio como Meituan o Ele.me aparecieron mucho antes en China que Deliveroo, Glovo o Uber Eats, por ejemplo.

Una compañía como Meituan gestiona más de 20 millones de pedidos al día, tiene 600.000 mensajeros activos, y tarda una media de 28 minutos en entregar un pedido. Para conseguir este nivel de servicio, la compañía se apoya en avances tecnológicos y en una tupida red de servicios logísticos.

Pero no es sólo en las plataformas globales de comercio electrónico donde se opera este cambio, en China comprar con el móvil es ya un procedimiento habitual para todo tipo de comercios. Y además, y al contrario de lo que ocurre en Occidente, estos cambios no sólo afectan a las grandes ciudades, sino que cada vez cubren más también el mundo rural.

Para acompañar estos retos, hay un enorme crecimiento de superficies logísticas, que cada vez más se dotan de medios tecnológicos para automatizar las operaciones, y paliar el aumento de los costes inmobiliarios y de mano de obra.

El fenómeno está en pleno crecimiento y veremos como habrá una ola de consolidaciones y cambios en los modelos de negocio. Todavía nos cuesta un poco ver como se puede ganar dinero en el servicio de un café a domicilio (la compañía china Luckin Coffee vendió el año pasado 85 millones de cafés a domicilio)

Luis Herrero

Recommended Posts

a un Comentario