DEJEN TRABAJAR

Hemos tenido elecciones y gusten o no gusten los resultados, el ejercicio democrático es siempre saludable y, aunque los caminos de los resultados son inescrutables, siempre es divertido ver la noche electoral y las explicaciones de los líderes, donde todos ganan o, en cualquier caso, si no salen tan bien es por culpa del vecino.

Queremos hacer una parada en esta actitud de sólo asumir como propios los buenos resultados y escurrir la responsabilidad cuando se trata de los malos.

Los que trabajamos en la empresa privada conocemos que hay dos tipos de directivos, los que asumen la responsabilidad de los resultados, buenos y malos y los que se nombran padres de los buenos resultados y dejan huérfanos a los malos. Con esta gente, uno nunca quiere trabajar, porque estás vendido.

Llegados a este punto, si se crea empleo es gracias al gobierno y si se destruye es por culpa de las empresas, su abuso de contratos basura… Si la economía crece es gracias al gobierno y si va mal es por la banca, las grandes empresas y los especuladores internacionales. Así podríamos poner un sinfín de ejemplos.

Dado que el único empleo que los políticos pueden crear es engordando el gasto público y se trata de un empleo que no produce riqueza al país, sino que son servicios, para ellos y después para los ciudadanos. No queremos decir que estos servicios, en muchos casos no sean necesarios, lo que decimos es que, si no generan riqueza y competitividad para el país, son pagados por estos que sí lo hacen.

Una industria, sea del sector que sea, produce riqueza, transforma una materia prima en un producto de mayor valor y los servicios que ella necesita (logística, distribución, etc.) también contribuyen a generar riqueza y por tanto son sostenibles, ¿más administraciones?

Como empresas, debemos exigir que nos dejen trabajar. ¿Cómo? Hay dos formas muy sencillas.

  1. No sean el centro del universo, dejen de hablar de ustedes y de sus privilegios y creen el caldo de cultivo para que una persona quiera montar un negocio o una empresa invertir y crear empleo. Den seguridad y estabilidad y elaboren leyes que ayuden a generar empleo.
  2. Sean sostenibles, gasten hasta donde puedan pagar y no nos hagan pagar a los demás su mala gestión.

Creemos que una gran escuela de ideas serían las empresas que desde su nacimiento tienen como objetivo generar riqueza, crear empleo y ganar dinero para poder seguir invirtiendo, sin pedir a otros, que asuman sus pérdidas y corran con sus gastos y cuando alguien no consigue cumplir estos objetivos, se aparta o es apartado.

Enhorabuena por el esfuerzo que han hecho durante la campaña, enhorabuena a los ganadores y a los perdedores, que asumen su responsabilidad y ahora, por favor, dejen trabajar. El mundo real, el de las empresas que cada mes tienen que vender sus productos o servicios para pagar las nóminas y los impuestos, además tendremos que pagar dos procesos electorales, por ahora, de este año.

José Ramón Illán

Recommended Posts

a un Comentario